De ambición y cosas peores

[et_pb_section fb_built=”1″ admin_label=”section” _builder_version=”3.0.47″][et_pb_row admin_label=”row” _builder_version=”3.0.47″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.0.47″ parallax=”off” parallax_method=”on”][et_pb_text admin_label=”Texto” _builder_version=”3.0.49″]

De ambición y cosas peores

por: Gerardo Garibay Camarena

[/et_pb_text][et_pb_image src=”http://garibaycamarena.com/wp-content/uploads/2017/06/TMT.png” animation=”off” admin_label=”Imagen” _builder_version=”3.0.49″][/et_pb_image][et_pb_text admin_label=”Texto” _builder_version=”3.0.49″ inline_fonts=”Arimo”]

El lenguaje es reflejo de la identidad, las palabras y el significado que les damos no son casualidad, ni una inofensiva convención, sino una puerta a los entretelones de los valores conscientes y subconscientes que asumimos como individuos en nuestra convivencia con los demás a través de la estructura social.

Por eso el hecho de que en México y en América Latina el concepto de ambición está encuadrado como algo negativo, y la palabra “ambicioso” se considera como un insulto, constituye más que una curiosidad semántica, especialmente si lo comparamos con el hecho de que, por ejemplo, en la cultura norteamericana, el concepto de ambición tiene una connotación positiva y la palabra “ambicioso” tiende a ser un halago.

Seguir leyendo en The Mexican Times

[/et_pb_text][et_pb_team_member name=”Gerardo Garibay Camarena” image_url=”http://garibaycamarena.com/wp-content/uploads/2016/12/Garibay.jpg” facebook_url=”http://facebook.com/garibaycamarenacom” twitter_url=”http://twitter.com/garibaycamarena” icon_color=”#004993″ admin_label=”Persona” _builder_version=”3.0.47″ header_font_size=”30px” header_font_size_last_edited=”on|phone” header_text_color=”#004993″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat” saved_tabs=”all” inline_fonts=”Arimo”]

Escritor. Católico. Libertario. Escéptico de la política y desconfiado de las intenciones de los políticos. Creo en personas libres y mercados libres.

[/et_pb_team_member][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Publicado en Sociedad y etiquetado , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *