Los migrantes no van a EU por vales de despensa

[et_pb_section fb_built=”1″ admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″ parallax=”off” parallax_method=”on”][et_pb_text admin_label=”Texto”]

Los migrantes no van a EU por vales de despensa

por: Samuel Hammond

[/et_pb_text][et_pb_image src=”http://garibaycamarena.com/wp-content/uploads/2016/12/migrantes.png” animation=”off” admin_label=”Imagen”][/et_pb_image][et_pb_text admin_label=”Texto” inline_fonts=”Arimo”]

La noción de que los inmigrantes vienen a los Estados Unidos para tener acceso los programas públicos se ha convertido en una especie de mito popular.

La ley de reconciliación de responsabilidad personal y oportunidades laborales (Personal Responsibility and Work Opportunity Reconciliation Act) de 1996, mejor conocida como la reforma de prestaciones sociales, introdujo la prohibición de que los migrantes legales usen beneficios públicos con muy pocas excepciones, como los refugiados y los asilados. Esto ayuda a asegurar que los nuevos migrantes sean contribuidores netos al tesoro de los Estados Unidos -un hecho que los estudios empíricos confirman consistentemente. Los migrantes ilegales no son elegibles para beneficios públicos.

Sin embargo, algunos mitos son más difíciles de corregir que otros. De hecho, miembros de la actual casa blanca parecen tener las mismas concepciones erróneas, como se reveló recientemente en el borrador de una orden ejecutiva de enero del 2017, que señala que “los hogares encabezados por indocumentados tienen muchas mayores probabilidades que aquellos encabezados por ciudadanos de recurrir a las prestaciones sociales federales.”

Sin embargo, en un nuevo reporte mi colega Robert Orr y yo demostramos que los inmigrantes de pocos recursos tienen menos probabilidades de acceder a beneficios públicos que sus contrapartes nacidas en los estados unidos. Esto es cierto incluso cuando son plenamente elegibles. Por ejemplo, bajo las reglas actuales del apoyo de despensa (food stamps), quienes no son ciudadanos pueden evitar la prohibición de cinco años si tienen hijos de menos de 18 años de edad, son ciegos o discapacitados, tienen una conexión con el ejército o han trabajado durante 40 trimestres.

Aun así, sólo el 35.1% de los niños de familias de bajos ingresos que no son ciudadanos reciben apoyos para despensa en su hogar, en comparación con un 46.8 por ciento en el caso los nacidos en Estados Unidos.

Los hijos ciudadanos de padres que no cuentan con la ciudadanía también tienden a participar en los apoyos para despensa en un porcentaje más bajo.

*Artículo publicado originalmente en FEE.Org

 

[/et_pb_text][et_pb_team_member name=”Samuel Hammond” icon_color=”#004993″ admin_label=”Persona” header_font_size=”30px” header_font_size_last_edited=”on|phone” header_text_color=”#004993″ saved_tabs=”all” inline_fonts=”Arimo”]

Analista de pobreza y políticas públicas de bienestar en el Niskanen Center.

[/et_pb_team_member][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Publicado en México, Sociedad y etiquetado , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *