Siria y cómo Trump cedió ante la guerra

por: Gerardo Garibay Camarena

Les comparto mi reflexión sobre lo que está pasando en Siria. Trump y el gobierno de Estados Unidos dicen que el ataque con armas químicas fue obra del gobierno de Assad y lanzaron más de 50 misiles contra Siria hace unos momentos. Yo creo que están mintiendo; La historia simplemente no cuadra.
Veamos:
Despues de casi 4 años en que la política oficial norteamericana fue derrocar a Assad, hace aproximadamente una semana la administración Trump cambió el tono y dijo que ya no se iba a meter en el tema, lo que implicaba tácitamente un respaldo para el Pressidente Bashar Al Assad, que lleva años en el hoyo y apenas empezaba a retomar plenamente el control de la situación.
Un par de días despúes sucedió el ataque con armas químicas ¿en serio alguien se cree que Bashar al Assad iba a lanzar un ataque de este tipo, para echarse a Estados Unidos y al mundo encima, justo cuando por fin lleva las de ganar en la guerra civil? Más allá de la moral, pensando sólo en términos militares y estratégicos, no tiene ningún sentido que hubiera lanzado las armas químicas justo ahora, a Siria no le representaba ninguna ganancia.
¿Quién sí ganó con el ataque de armas químicas a los civiles?
Los neoconservadores en Estados Unidos y el lobby armamentista tanto en EUA como en Rusia, que ahora tienen el pretexto para alargar y ampliar la guerra civil en Siria, justo cuando estaba cerca de entrar a su etapa final.
Además, veamos las cosas en su contexto. Justo esta misma semana Steve Bannon, considerado hasta hace unos días como el principal consejero de Trump, fue despedido de su puesto como parte del Consejo de Seguridad Nacional, y eso coincide con el cambio radical en la política de Trump hacia Siria. En 2013, Donald acertadamente criticó a Obama por atacar Siria sin autorización previa del Congreso; hoy ha hecho exactamente lo mismo.
Concluyendo, ¿Qué sucedió? Que a Trump la fuerza de caracter le duró exactamente 2 meses y medio y que, por alguna razón, ya dobló las manitas ante los neocons y los vividores de la guerra. Es Trágico.
Gerardo Garibay Camarena

Gerardo Garibay Camarena

Escritor. Católico. Libertario. Escéptico de la política y desconfiado de las intenciones de los políticos. Creo en personas libres y mercados libres.