Reflexiones sobre el muro

por: Gerardo Garibay Camarena

No somos “nosotros” contra “ellos”. Me preocupa mucho el tono colectivista que ha adquirido (en ambos países) el debate sobre las políticas de Trump en materia migratoria, y cómo las redes sociales se llenaron de sandeces, de “gritos de guerra” y de llamados para hacer “boicots” a las empresas del otro país.

Cálmense y bájenle tres rayitas a la histeria, en primera porque un boicot de este tipo sería trágico para México. Tan sólo entre enero y octubre de 2016, las exportaciones totales a Estados Unidos fueron el 81% del total y ascendieron a 248 mil millones de dólares, de los que dependen cientos de miles de empleos, y a eso súmenle que muchos otros dependen de lo que importamos desde allá.

No le demos fuerza a Trump comprándole su discurso patriotero y proteccionista Clic para tuitear

Lo mismo aplica para los norteamericanos, perderían muchísimo con un rompimiento porque nuestras economías están profundamente entrelazadas y, ante el ataque de Trump tenemos que defender esos enlaces, en lugar de facilitarle la vida poniéndonos dramáticos y quemando puentes.

Entendamos que el proteccionismo y el aislamiento económico es una estupidez de Trump; por eso lo menos que debemos hacer es copiarle el plan. Por el contrario, tenemos que comerciar aún más con los gringos, y con los europeos y con los chinos y con todo el que se deje.

Entendamos que el pleito no debe ser con los norteamericanos, sino con Donald Trump en particular. Si volvemos esto una guerra con Estados Unidos lo único que haremos es fortalecer a Trump al darle fuerza a los nacionalistas y echarnos en contra a muchos estadounidenses (conservadores, liberales y libertarios incluidos) que ahorita están criticando el trato de la Casa Blanca hacia México.

Comerciemos aún más con los gringos, y con los europeos y con todo el que se deje. Clic para tuitear

Entendamos que la política comercial de Trump va en contra de los valores norteamericanos. De hecho, la propia guerra de independencia de los Estados Unidos inició en protesta a un movimiento gubernamental que pretendía justo lo que está haciendo Trump: ponerle impuestos a las importaciones.

Entonces ¿Qué hacer?

En primera, no apostarle a una guerra que tendríamos perdida, no poner a todos los gringos en el mismo saco, fortalecer lazos con aquellos republicanos y demócratas que están de nuestro lado.

En segunda, atorar y atrasar la negociación con Trump para que se tropiece solo y entender que el tipo está atrapado en un nudo gordiano porque prometió algo (que le paguemos el muro) que ahora no puede cumplir y de lo que se quiere zafar, por eso ahora habla de aranceles, porque eso tendría que aprobarse en el senado e implicaría romper no sólo con el TLC, sino entrar en conflicto con la OMC, dándole a Trump el espacio político para decir que por él no quedó y que, si no le pudo cobrar a México, fue porque los políticos se lo impidieron.

En tercera, no le demos fuerza a Trump comprándole su discurso patriotero y proteccionista; Sabemos que su proteccionismo nacionalista es un error; entonces hagamos lo contrario, exportemos más, dialoguemos más, con los Estados Unidos y con todo el mundo.

Si juega a las Trump-adas México perderá, pero si juega con la cabeza fría, va a ganar.

Gerardo Garibay Camarena

Gerardo Garibay Camarena

Escritor. Católico. Libertario. Escéptico de la política y desconfiado de las intenciones de los políticos. Creo en personas libres y mercados libres.