Peje y el verano peligroso (del 2018)

por: Gerardo Garibay Camarena

 

Lo más peligroso de López Obrador es su talento para ser más un líder de culto religioso que uno de movimiento político, lo que le permite mentir descaradamente, cambiar de opinión sobre los temas y caer en actos de absoluta incoherencia entre el decir y el hacer, sin que sus seguidores le pierdan la fe.

Personas que dicen ser críticas e informadas sobre política y que dicen oponerse al PRI, se le hincan a Obrador a pesar de que este ha llenado a MORENA y a su equipo cercano de trabajo con muchos de los peores priístas de todos los tiempos, como Manuel Bartlett; sus fans no sólo le perdonan a López Obrador que oculte sus ingresos y propiedades, sino que niegan cualquier acusación en su contra, a pesar de que los escándalos de corrupción de sus colaboradores más cercanos se han acumulado durante los últimos 15 años.

Lo más peligroso de Obrador es su talento para ser más un líder religioso que uno político Clic para tuitear

Personas que dicen ser críticas e informadas sobre política y que dicen buscar un cambio democrático, apoyan a AMLO y hacen oídos sordos a sus múltiples muestras de intolerancia y autoritarismo.

Es cierto, quizá la ignorancia, la arrogancia y la crapulencia de AMLO no sea mayor que la del político promedio, pero lo importante es ese hecho, que OBRADOR ES UN POLÍTICO NORMAL.

NO es un mesías.
NO es un ejemplo de honestidad.
NO es un líder diferente a la caterva que pulula en los demás partidos.
NO es una solución novedosa, sino el refrito de un planteamiento que nos llevó a casi 3 décadas de crisis casi constante.

Quizá tampoco sea especialmente peligroso en comparación con los demás aspirantes…

Pero lo que SÍ es peligroso es el fanatismo de sus seguidores: autoritarios, resentidos y violentos.
SÍ es peligroso el cóctel de proteccionismo económico y capitalismo de compadres que pretende reforzar.
SÍ es peligroso que regresemos al populismo presidencialista de los años 70’s.
SÍ es peligroso que los viejos priístas, a los que AMLO protege, vuelvan a los primeros planos del poder.

¿Qué con los demás candidatos también hay riesgos?

Ciertamente, pero el tema es que AMLO no es un líder exepcional, no es ejemplo de honesto, ni ejemplo de tolerancia; ES UN POLÍTICO TRADICIONAL Y TRANSAccional, COBIJADO EN UNA FUNESTA MANTA DE ADORACIÓN RELIGIOSA, que lo escuda de la crítica y lo vuelve inmune a los contrapesos tradicionales.

…Y eso sí da miedo.

 

Gerardo Garibay Camarena

Gerardo Garibay Camarena

Escritor. Católico. Libertario. Escéptico de la política y desconfiado de las intenciones de los políticos. Creo en personas libres y mercados libres.